English versionSeahorses
Version françaiseHippocampes
Versión EspagñolaCaballitos de mar
Deutsche versionSeepferdchen
Verzione ItalianoCavallucci Marini
Nederlandse verzieZeepaardjes
Versão portuguesaCavalos marinhos
sound

Caballitos De Mar

En este sumario encontrará casi todo lo que se debe saber para e correcto mantenimiento del caballitos de mar en acuario y para los veteranos, sobre la cría del caballitos de mar recién nacido.

Página principal
Acuario
Mantenimiento
La cría
Plancton
La enfermedad
Especies
Agua dulce
Vídeos
Galería
Protección
Comercios/Libros
Enlaces

La cría

Alevín 1 día
© foto 47 Caballito de mar alevín 1 día
Alevines 1 semana
© foto 19 Caballito de mar alevines 1 semana
Bebés 2 meses
© foto 20 Caballito de mar bebés 2 meses
Bebé 3 meses
© foto 21 Caballito de mar bebé 3 meses
Bebé 4 meses
© foto 22 Caballito de mar bebé 4 meses
fabricada <<       Guardería       >> Commercio
© foto 23 Guardería

La primera precaución que se debe tener es la de transferir a los alevines, sin demora, en una "guardería" o una pequeña pecera. Debido a su tamaño ya su falta de potencia, corren el riesgo de tarde o temprano ser pillados por las bombas, filtros, algas, etc. presentes en el acuario. (Compruébelo y si ése es el caso, recupérelos). Si no es el caso, oculte todas las rejillas abiertas (entradas y salidas), de tales aparatos con redecillas o rejillas (nylon, plástico) provisto de minúsculos agujeros, que no alteren de este modo la buena circulación del agua. Más vale de todas formas aislarlos en un espacio reducido tranquilo, que haga los desplazamientos más fáciles, la toma de alimento y evite los accidentes, como la asfixia por la absorción de minúsculas algas, filamentos u otros, aplastamiento involuntario por un adulto e incluso ser pillados en una corriente demasiado violenta, etc.

Por lo tanto cabe procurar o fabricar una guardería o una pequeña pecera según las necesidades. Los alevines precisan de poco espacio durante dos meses (una decena podrá mantenerse en una guardería estándar hasta esta edad). Elija un modelo con pequeños agujeros en los lados y sin ranuras, para evitar que se pilen la coa o el cuerpo dentro y para limitar las fugas del alimento. Piense en insertar una rama de caulerpe a título de soporte, ligera, suave y natural; ya que deben poder posarse y dormir. No meta grava en el fondo, lo que complicaría la búsqueda de alimento para los pequeños aprendices.

Haga regularmente un va y viene con este hábitat de fortuna para poder renovar el agua y ayudar a la evacuación de las sustancias presentes. Una limpieza puntual de éste último es asimismo necesaria, en función de los desechos presentes, del estado de suciedad o de la capacidad de absorción del acuario. Las normas de mantenimiento de la pecera siguen siendo las mismas. Debe excluirse el sifón, ya que los pequeños pueden ser absorbidos. El traspaso a una segunda guardería sería la solución ideal. Asimismo, es posible desplazar a los animales, retirar los excrementos, restos de alimentos, etc. con un pequeño colador de cocina (nylon), teniendo cuidado de no herir o capturar a los alevines. Este procedimiento exige tiempo, paciencia y gestos lentos.

Este utensilio muy práctico y rígido puede además servir para los diversos traspasos y es bastante menos estresante y más seguro para los hipocampos de todas las edades y de todos los tamaños, sobre todo cuando el tamaño afectado alcanza los 10 mm. En efecto, ya se trate de adultos o de alevines, no les gusta enredarse no atrancarse en los bordes de la sacadera. Librar a los alevines de daños es prácticamente imposible. A falta de colador, más vale tomarlos delicadamente en la mano habiéndose lavado previamente o desinfectado, como antes de cualquier manipulación en o relativas a la pecera. Esto exige una gran prudencia y debe hacerse a la ligera. Debe abstenerse de esto si existen otras soluciones, ya que no solamente el mucus protector puede verse dañado, sino que una mala manipulación puede ocasionar daños irreversibles. El material adecuado y limpio es la solución que se presenta menos peligrosa.

La cría, más que cualquier otra campo, requiere a menudo de su imaginación, de su sentido del bricolaje, y de su experiencia.

Para las especies tropicales, deberá observarse una segunda medida, la de mantener una temperatura constante de 26 grados como mínimo y un agua perfectamente irreprochable. Los más pequeños son frioleros y muy vulnerables. Las elevaciones progresivas hasta los 29 grados son soportadas. Cualquier cambio de parámetros del agua, poco significante y que intervenga a una escala que no afecte al adulto, puede a muy corto plazo llevar a sus nuevos huéspedes a la muerte. Al día siguiente, puede que todos estén enrollados en el fondo. Deberá dedicarse una precisión sin descanso.

Para las especies que vivan en aguas subtropicales, en principio, deberán mantenerse una temperatura de 23 grados, máximo soportado 25 grados.

Para las especies que vivan en aguas templadas, en principio, deberán mantenerse una temperatura de 20 grados, máximo soportado 22 grados.

Los bebés deberán ser mantenidos hasta dos meses en la guardería o mayor tiempo si es necesario, bien hasta el momento en el que estemos seguros de que el alimento para adultos sea correctamente absorbido y que las bombas y filtros ya no suponen un peligro (tema abordado más adelantes). Mientras que el espacio lo permita, es preferible que los mantenga en un espacio restringido hasta los 3 meses, edad de una cierta madurez. En efecto, mientras que un adulto puede permitirse cambiar de aires algunos días, esto deberá evitarse en uno joven, ya que corre el riesgo de perderse, de no volver o tener una gran dificultad en alimentarse por la demasiada dispersión de las presas, por la falta de costumbre o incluso con motivo de la presencia de grava en el suelo, lo que complica la búsqueda de la alimentación. Cabe recordar que la reserva alimentaria de los jóvenes caballitos es aún limitada. Algunas pérdidas ocurren a veces durante las diversas etapas, sin que sin embargo esto sea inquietante. Según la ley de la madre naturaleza, sólo los más fuertes y despabilados sobreviven. Sin embargo, es posible un 95% de éxito, si se cumple con todas las reglas de este arte.

A partir de la introducción definitiva en el acuario, siga protegiendo, por precaución, las aberturas (bombas, filtros) tal y como se ha descrito anteriormente, y esto hasta la edad de 4 - 5 meses, en función de la talla alcanzada. Todos los alevines no crecen al mismo ritmo a la fuerza. Algunos ser durante más tiempo pequeños, sin que por ello sufran de enanismo. Varios de mis caballitos medían 1,5 cm, mientras que sus hermanos y hermanas ya tenían un tamaño de 3 cm. Así mismo se han convertido en adultos que se reproducen perfectamente.

A diferencia de algunos escritos, no sacrifique nunca a ningún pequeño. Todo el mundo debe tener al menos una oportunidad!!!

Los bebés alimentación

La Comida
© foto 74 la comida
Alevines 2 semanas
© foto 76 Caballito de mar alevines 2 semanas
Bebé 3 semanas
© foto 79 Caballito de mar Bebé 3 semanas
Bebés 2 meses
© foto 80 Caballito de mar bebés 2 meses
Artemias huevos
© foto 49 Artemias huevos
Cíclopes
© foto 42 Cíclopes
Copépodos
© foto 48 Copépodos

En el momento de su nacimiento, los alevines disponen solamente de una pequeña reserva alimentaria aproximadamente 4 a las 6 horas, pero son perfectamente capaces de alimentarse, de ahí la necesidad de encargarse de ellos inmediatamente. Desgraciadamente, existen pocas cosas para animales de este tamaño. Los alevines se nutren principalmente de microplancton. El comercio dispone de un producto, pero contamina mucho nuestros acuarios. Otra solución consiste en mantener protozoos.

La alimentación más sencilla para el principiante y, por otro lado apreciada, es la de hacer eclosión "larvas de artemias", técnica que a veces plantea problemas debido a la calidad de los huevos vendidos. Es imperativo que se procure o fabrique eclosionadores (tasa de salinidad 1017 - temperatura ambiente) para el desove que permitan una perfecta separación de los huevos de los larvas. Hay que velar además por que nunca se introduzca cáscara de huevos en el acuario. Los caballitos de mar bebés podrían absorberlas y morir rápidamente. Asimismo hay que proporcionar, como complemento, alternado o reemplazando, larvas de cíclopes congelados o vivientes (u ostros copépodos), lo que dobla la ventaja de acostumbrarlos progresivamente a una alimentación inerte y facilitará ulteriormente la transición a una alimentación distinta. Pueden también intentar el microplancton como los rotíferos. A esta edad, la boca es pequeña, pero el apetito es grande. Hay que tener cuidado en distribuir raciones copiosas al mínimo 4 veces por semana, a intervalos regulares de 3 - 4 horas.

Una vez saciados suficientemente de día, los caballitos de mar bebés pasan la noche sin otras necesidades, pero deben ser alimentados de nuevo a primera hora. El añadir regularmente soluciones vitaminadas y oligoelementos al agua de la pecera es asimismo un factor de éxito.

En caso de falta de disponibilidad de larvas de artemias en el nacimiento o si sus alevines dudan los primeros días, es posible durante 3 semanas como máximo, utilizar con alimentos secos. Una mezcla de dos productos uno constituido por productos lácteos, pescados, moluscos, cereales, levadura y algas, y el otro de un cultivo desecado de micro-organismos vecinos de los infuoires, parece convenir perfectamente y debe ser dado tras haber sido delicadamente reducido a polvo.

Desde la edad de 1,5-2 meses, inserte progresivamente "artemias congeladas" para adultos. Seleccione y tome únicamente los especímenes más pequeños o redúzcalos de manera que siga pareciendo un animal. En efecto, si éste no es el caso, bien mueren por asfixia o rechazan alimentarse. Por estas mismas razones, evite las "artemias vivas" demasiado rápidas y de tamaños variables. Las "misis congeladas" incluso reducidos, provocan fácilmente los mismos disgustos, a causa de la estructura de su cola y de su cabeza. Limítese a artemias, continuando con el modo de alimentación anterior, hasta que todos sus huéspedes coman. En caso de que las "artemias" sean rechazadas, continúe los cíclopes y las "larvas de artemias" hasta la aceptación de las artemias para adultos. Si uno o varios individuos siguen reticentes, intente en ese momento con algunos "misis", proporcionando únicamente placas con pequeños especímenes y aplastándolos previamente con los dedos, antes de alisarlos. En tal caso, esté muy atento, ¡cuidado con las asfixias!

La alimentación de los alevines de la primera edad puede detenerse progresivamente. A los 6-7 meses, pueden darse en principio las "misis" y las "artemias" de todos los tamaños (vivos o no).

A pesar de todos los esfuerzos, sus pequeños huéspedes pueden seguir asfixiándose. Los síntomas son una forma de nadar brusca, vértigos, excitación, ventilación y golpes de pico intermitentes, zambullidas bruscas en el fondo. Lo primero que hay que hacer es observarlos de cerca después de cada distribución. En cuanto aprecie el primer síntoma aunque siguen respirando, es tomarlos delicadamente por el cuerpo entre los dos dedos (cabeza hacia abajo), y sacudirlos de arriba abajo, hasta que expulse el cuerpo extraño. En cuanto lo vea, retire el trozo del hocico si fuese necesario.

En todas las edades, algunos rechazan alimentarse y mueren sin que podamos hacer nada. Esto forma parte de los disgustos de la cría.


Página principal Acuario Mantenimiento La cría Plancton La enfermedad Especies Agua dulce Vídeos Galería Protección Comercios/Libros Enlaces

* Traducción española con ayuda de mi amigo Pierre

Copyright © 1999-2018   Beatrice   Todos los derechos reservados.   Disclaimer   Email
LA COPIA TOTAL O PARCIAL DE ESTE SITIO PUEDE SER OBJETO DE DILIGENCIAS JUDICIALES


Regresar al inicio de la página